Rosario Moreno Montalvo
Aqui podemos compartir distintas oraciones y celebraciones que nos pueden ayudar en el caminar de cada día hacia Dios. Puedes compartir la tuya.



HAZ CLIK EN MATERIALES DE FORMACIÓN  Y VERÁS MÁS ARCHIVOS PARA DESCARGAR
 


TU MODO:
Jesús, al contemplar en tu vida 
el modo que Tú tienes de tratar a los demás 
me dejo interpelar por tu ternura, 
tu forma de amar nos mueve a amar; 
tu trato es como el agua cristalina 
que limpia y acompaña el caminar. 

Jesús, enséñame tu modo 
de hacer sentir al otro más humano, 
que tus pasos sean mis pasos; 
mi modo de proceder. 

Jesús, hazme sentir con tus sentimientos, 
mirar con tu mirada, comprometer mi acción, 
donarme hasta la muerte por el reino, 
defender la vida hasta la cruz, 
amar a cada uno como amigo, 
y en la oscuridad llevar tu luz. 

Jesús, yo quiero ser compasivo con quien sufre, 
buscando la justicia, compartiendo nuestra fe, 
que encuentre una auténtica armonía 
entre lo que creo y quiero ser, 
mis ojos sean fuente de alegría, 
que abrace tu manera de ser. 

Quisiera conocerte, Jesús, tal como eres. 
Tu imagen sobre mí es lo que transformará 
mi corazón en uno como el tuyo 
que sale de sí mismo para dar; 
capaz de amar al Padre y los hermanos, 
que va sirviendo al reino en libertad.


ORACIONES PARA EL MES DE MAYO 2016
Oración de la primera semana
Dios soñó contigo, María, desde siempre.
Mucho antes de que Tú fueras consciente de ello ¡Él te soñó!
Tú estuviste desde la eternidad en la mente del Padre,
Tú estabas allí cuando el Padre organizaba las cosas,
Cuando instalaba los montes, cuando hacía los mares,
Cuando pensaba en los hombres…
María: A ti el Padre te preparó y también a mí.
Desde toda la eternidad el Padre pensó en mí,
En mi existencia sencilla, pobre, pequeña
María: Ayúdame a sentir la alegría de mi elección
A ser feliz porque Dios me ama inmensamente. Amén
-------------------------
Oración de la segunda semana
CONSAGRACIÓN de mi familia a María
(Hecha por M. Carmen Sallés)
Madre mía: al consagrarme a Ti con amor,
te confío mi familia con sus necesidades.
Te pido humildemente, que nos alcances el perdón de los pecados,
y la gracia de vivir y morir en tu regazo.
Madre: sé siempre la SEÑORA Y MADRE de esta casa.
Todo lo ponemos bajo tu cuidado.
La bendición del Padre, el amor del Hijo, y la gracia del Espíritu Santo,
sean con nosotros, ahora y siempre". Amén
------------------------------
Oración de la tercera semana
Amiga, María: Ayúdame a ser humilde y sincero.
A no aparentar lo que no soy, ni querer ser más que los otros. Enséñame a decir siempre la verdad
y a no mentir, aunque a veces cueste bastante
y haya que poner mucho interés.
Quiero aprender a ayudar y a dar una mano a todo el que lo necesite.
Abrir mi corazón para que viva pensando en los demás.
Dame coraje y valentía para ser honesto y no engañar a nadie. Para ganarme las cosas con esfuerzo y dedicación.
Ayúdame a cumplir todas las metas que me propongo
para crecer y ser cada día mejor persona.
--------------------------
Oración de la cuarta semana
Acción de GRACIAS:
Gracias, Señor, por regalarnos a María
• Gracias porque te “luciste” con Ella haciéndola
“modelo” de mujer, creyente, madre
• Gracias por… (se pueden recoger todos los detalles
que hemos ido viendo en Ella al compararnos como personas, como familia, los amigos, la Iglesia…).
• Gracias, Señor, porque con tu ayuda podemos parecernos a Ella.



VIRGEN PEREGRINA EN NUESTRO COLEGIO CARMEN SALLES (SECUNDARIA)

Motivación:
La Virgen nos viene a visitar. La preparamos un pequeño altar con amor. Se puede poner en un pupitre o una mesa, nuestro lugar de trabajo, pero limpio y digno. Podemos poner una vela como signo de que Ella nos trae la Luz, unas flores que manifiestan nuestro amor que se hace de detalles, y también expresan la belleza que tanto le gustaba a M. Carmen y a María. Prepara tu corazón. ¿Cómo vas a preparar este pequeño altar para María? ¿Qué la vas a pedir? ¿Por qué vas a dar gracias?
 
ORACION DE BIENVENIDA
 
María, Tú que eres nuestra Madre,
BIENVENIDA a nuestro salón de clase y a nuestro corazón.
Tú nos conoces bien.
Nos acoges como somos y nos ayudas en el camino de la vida.
Eres nuestra Madre Inmaculada.
Te entregamos nuestra vida, nuestro pasado, presente y futuro.
Gracias, María, por ser la Madre y Fundadora de este Colegio,
Tu Casa: la Casa de María Inmaculada.
Bajo tu protección nos acogemos,
santa Madre d
e Dios,
no deseches las súplicas
que te dirigimos en nuestras necesidades,
antes bien líbranos de todo peligro,
oh Virgen gloriosa y bendita.

 
DEL EVANGELIO: Lc 1,26-32a.35b.38
Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y entrando, le dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo». Ella se conturbó con estas palabras, y discurría qué significaría aquel saludo.
         El ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo (...). El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el hijo que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios» (...). Dijo María: «He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra». Y el ángel, dejándola, se fue.
 
REZAMOS UN AVEMARIA o podemos cantar una canción a María
María, danos tu bendición
 
DESPEDIDA:
Se puede hacer una acción de gracias espontánea entre varios ésta:
  1. GRACIAS María por haber venido a visitarnos.
  2. GRACIAS por estar con nosotros cada día,
  3. GRACIAS por acompañarnos en el camino de la vida
  4. Gracias, María, porque has sido la única llena de gracia y de vida.
  5. Gracias porque fuiste valiente,
  6. GRACIAS por no tener miedo,
  7. GRACIAS por fiarte del Dios, cuando te pidió tu colaboración
  8. Gracias por haber cuidado tan bien a tu Hijo Jesús
  9. Gracias por seguir siendo madre en el cielo,
  10. GRACIAS por no cansarte de cuidar de tus hijos de ahora, de nosotros.
 
DEL EVANGELIO: Lucas 1, 39-47 Dichosa tú, que has creído
En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.
Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!»
Y dijo María: «Engrandece mi alma al Señor y mi espíritu, se alegra en Dios mi salvador …”
 
Se puede hacer un canto a Maria
 
O bien: María, danos tu bendición
 
María, danos tu bendición, para que nunca caigamos, en ninguna tentación.
Pues toda dichosa suerte está María en tus manos,
Haz, Señora, consigamos, tus hijos buena muerte.
 La bendición del Padre, el amor de Hijo, y la gracia del Espíritu Santo,
 sean con nosotros ahora y siempre. Amén.
 
 
 
PARA PRIMARIA- PRESCOLAR

MOTIVACIÒN: Llega María a nuestro Casa, a nuestro salón. Va a pasar con nosotros un día. ¿Cómo la vamos a recibir? ¿Qué vamos a hacer para que se sienta contenta entre nosotros? Podemos preparar un pequeño altar y poner alguna flor y alguna vela según el gusto de los niños y/o maestra.
 
 Podemos hacer un OFRECIMIENTO, entre varios niños:
MARIA:
  1. Te ofrecemos las familias con sus luchas por lograr el pan de cada día, para que se sienten todos a la mesa del amor.
  2. Te ofrecemos el mundo de los niños que empiezan la vida, para que encuentren en ella las flores del Bien, de la Belleza y la Verdad.
  3. Te ofrecemos el mundo de los jóvenes para que mantengan el pulso de la vida y la esperanza.
  4. Te ofrecemos el mundo de los mayores: para que sus trabajos beneficien a la humanidad.
  5. Te ofrecemos el mundo de los ancianos para que con su oración, madurez y experiencia mantengan el equilibrio de la vida.
  6. Te ofrecemos el mundo de los que sufren para que alivies su dolor y transformen sus lágrimas en obra redentora.
  7. Te ofrecemos el mundo de la marginación y del pecado: para que todos colaboremos en la misión que nos has encomendado de hacer un mundo mejor.
  8. Te ofrecemos, además todo lo que hay de bueno en nosotros y en los demás para que TU María lo presentes al Padre unidos a nuestro canto lleno de cariño.
(Se pueden hacer ofrendas o peticiones espontáneas)
Se hace un canto a Maria
DESPEDIDA: Se puede hacer una acción de gracias
GRACIAS María por haber venido a visitarnos.
GRACIAS por estar con nosotros cada día,
GRACIAS por acompañarnos en el camino de la vida
Gracias, María, porque has sido la única llena de gracia y de vida.
Gracias porque fuiste valiente,
GRACIAS por no tener miedo,
GRACIAS por fiarte del Dios, cuando te pidió tu colaboración
Gracias por haber cuidado tan bien a tu Hijo Jesús
Gracias por seguir siendo madre en el cielo,
GRACIAS por no cansarte de cuidar de tus hijos de ahora, de nosotros.
 
(Se pueden dar GRACIAS ESPONTÁNEAS y un canto a Maria)

Ahora nos ponemos todos en tus manos, entregándonos a Ti:
¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía!
Yo me entrego enteramente a Ti; y en prueba de mi filial afecto,
te consagro en este día: mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón;
 en una palabra, todo mi ser.
Ya que soy todo tuyo, Madre de bondad,
guárdame y defiéndeme como hijo y posesión tuya. Amén
 
O bien: María, danos tu bendición
María, danos tu bendición, para que nunca caigamos, en ninguna tentación. Pues toda dichosa suerte está María en tus manos, Haz, Señora, consigamos, tus hijos buena muerte.  La bendición del Padre, el amor de Hijo, y la gracia del Espíritu Santo,  sean con nosotros ahora y siempre. Amén.
 



Diez reglas para rezar con sencillez

1.- Tómate cada día unos minutos de tiempo para estar solo y en paz. Relaja tu cuerpo, tu cabeza y tu corazón.
2.- Habla a Dios con sencillez y naturalidad y dile todo cuanto te preocupa. No es necesario que utilices fórmulas extrañas. Háblale con tus propias palabras. Él las entiende perfectamente.
3.- Entra en diálogo con Dios cuando estás en el trabajo diario. Cierra los ojos, aunque sólo sean dos segundos, donde quiera que estés… en el negocio, en el autobús, en la mesa de trabajo…
4.- Haz convicción de esta verdad: Dios está contigo y quiere ayudarte. No es que tú estés acosando a Dios para que te dé Su bendición, todo lo contrario, es Él quien quiere bendecirte.
5.- Reza con la seguridad de que tu oración es inmediatamente eficaz, más allá de tierras y mares, y protege donde quiera que se encuentren tus seres queridos y hace que les llegue a ellas el Amor de Dios.
6.- Cuando reces, tienes que tener ideas positivas y apartar las negativas.
7.- Cuando te pongas a rezar reafirma siempre la actitud de estar dispuesto a aceptar, sea cual fuere, la voluntad de Dios.
8.- Cuando estás rezando déjalo todo en manos de Dios. Pídele que te dé fuerzas para hacer todo cuando esté en tus manos y, el resto, queda en buenas manos, en las Suyas.
9.- Di una buena palabra de intercesión por aquellos que no te quieren bien o te han tratado mal, eso te dará vigor y una fortaleza extraordinaria.
10.- Reza todos los días por tu país y por la paz en el mundo.
 





No te Olvides Nunca de Mí
 
Señor ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.
Si me das fortuna, no me quites la razón. Si me das éxito, no me quites humildad. Si me das humildad, no me quites dignidad.
Ayúdame siempre a ver el otro lado de la moneda. No me dejes inculpar de traición a los demás por no pensar igual que yo. Enséñame a querer a la gente como a mí mismo y a no juzgarme como a los demás.
No me dejes caer en el orgullo, cuando triunfe. Ni en la desesperación, cuando fracase. Más bien, recuérdame que el fracaso es la experiencia que precede al triunfo.
Enséñame que perdonar es lo más grande del fuerte y que la venganza es la señal más primitiva del débil.
Si yo faltara a la gente, dame valor para disculparme. Y si la gente faltara conmigo, dame valor para perdonar.
Señor si yo me olvido de ti, no te olvides nunca de mí.
 Mahatma Gandhi




La oración de los 5 dedos, por Jorge Mario Bergoglio (Papa Francisco)

Te pido, Dios mío, por los que amamos, esos que están más unidos a mí.
Por los que enseñan, instruyen y curan.
Por los líderes, los gobernantes y quienes tienen autoridad.
Por los débiles, enfermos y atormentados.
Te pido, Dios mío, por el más pequeño de todos, por mí mismo.

UNA ORACIÓN EN CADA DEDO
1.- El dedo pulgar es el más cercano a ti. Así que empieza orando por quienes están más cerca de ti. Son las personas más fáciles de recordar. Orar por nuestros seres queridos es una dulce obligación.

2.- El siguiente dedo es el  dedo índice. Ora por quienes enseñan, instruyen y curan. Esto incluye a los maestros, profesores, médicos y profesores. Ellos necesitan apoyo y sabiduría para indicar la dirección correcta a los demás. Tenlos siempre presentes en tus oraciones.

3.- El siguiente dedo es el más alto. Es llamado dedo medio, corazón o mayor. Nos recuerda a nuestros líderes. Ora por el presidente, los congresistas, los empresarios y los gerentes. Estas personas dirigen los destinos de nuestra patria y guían a la opinión pública. Necesitan la guía de Dios.

4.- El cuarto dedo es nuestro dedo anular. Aunque a muchos les sorprenda es nuestro dedo más débil, como te lo puede decir cualquier profesor de piano. Debe recordarnos orar por los más débiles, con muchos problemas o postrados por las enfermedades. Necesitan tus oraciones de día y de noche. Nunca será demasiado lo que ores por ellos. También debe invitarnos a orar por los matrimonios, en cuyos dedos anulares llevan la alianza de su matrimonio.

5.- Y por último está nuestro dedo meñique, el más pequeño de todos los dedos, que es como debemos vernos ante Dios y ante los demás. Como dice la Biblia, “los últimos serán los primeros”. Tu meñique debe recordarte orar por ti. Cuando ya hayas orado por los otros cuatro grupos, verás tus necesidades en la perspectiva correcta y podrás orar mejor por las tuyas.



Teléfonos de emergencia del cielo
 
¡Gracias  que hay teléfonos de emergencia a donde llamar en casos extremos!
¿Sabías que el cielo también tiene teléfonos de emergencia?
AQUÍ está la lista.
Los números de teléfono de Emergencia SON:
 
Cuando estés triste, llamar Juan 14
Cuando los hombres te fallen. Llama al Salmo 27
Si quieres  ser fructífero, llama Juan 15
Cuando has pecado, llama al Salmo 51
Cuando  estés preocupado, llama Mateo 6:19-34.
Cuando  estás  en peligro, llama Salmo 91.
Cuando Dios parece muy lejos, Salmo de llamada 139.
Cuando tus necesidades agiten la fe, llama Hebreos 11.
Cuando te sientas solitario y miedoso, Marca Salmo 23.
Cuando tengas amargura y crítica en ti, llama 1 Corintios. 13.
Cuando te sientas fuera de todo y menospreciado, Llama a Romanos 8:31-39.
Cuando  necesites paz y descanso, llama Mateo. 11:25-30.
Cuando el mundo parece más grande que Dios, Llame por Salmo 90.
Cuando  quieras una promesa Cristiana, Llama a Romanos 8:1-30.
Cuando  salgas del hogar para el trabajo o viaje, Llama al Salmo 121.
Cuando tus oraciones parezcan estrechas o egoístas, Marca Salmo 67.
Para una gran oportunidad, llama Isaías 55.
Cuando necesites coraje para una tarea, llama Josué 1.
Si te deprimes, llama al Salmo 27.
Si tu cartera está vacía, Llama Salmo 37.
Si la gente parece poco amable, llama Juan 15.
Si estás desalentado sobre tu trabajo, Marca Salmo 126.
Los números de emergencia pueden marcarse directamente.
Ninguna asistencia de operador es necesaria.
Todas las líneas son abiertas al Cielo 24 horas un día!
¡Alimenta tu fe, y la duda morirá de hambre!
 


PREGÓN DE NAVIDAD

“Gloria a Dios en el Cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor “
            Apenas 18 palabras: quizá sea  el pregón más corto que se haya pronunciado, pero sin duda es el más lleno de contenido, el más bonito, el más alegre, el mejor ¡
                 Y hoy: 24 de diciembre del 2013 vengo a lanzarlo para ti, recogiendo las ondas sonoras del cielo de Belén. 
              Es que, en esta Noche Santa, me vuelven a sacar de mi cielo, para venir a pregonar en todos los rincones de la tierra el mismo mensaje. Y no me canso de repetirlo, aunque lo he hecho millones de veces desde aquella primera  Nochebuena.
            Hoy vengo a pregonarlo para ti: en este lugar a la luz de esta vela.  Y lo canto, porque ¡claro! no lo sé decir de otra forma. Empiezo:
            “Gloria a Dios en el Cielo... Sí. Porque todo lo que anuncio no es mérito de nadie mortal. Y sino, busca méritos, busca justicia en ti, busca motivos... y a ver si encuentras algo que no sea Gracia de Dios. Por eso ¡Gloria a Dios!
            ... Y en la Tierra paz a los hombres que ama el Señor”. Sí. Paz a ti (pon tu nombre). Paz a tu conciencia, a tu corazón, a tu vida,... PAZ, PAZ porque Dios te ama. ¿ Se puede pregonar algo más grande?.
            PAZ: La palabra más corta que empieza por P de PERDON. Y es que  “El Señor ha perdonado tu deuda...  Despierta...despierta... Escucha a los vigías que gritan, cantan a coro porque ven cara a cara al Señor... ¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que anuncia  la PAZ!”
                Antes que yo, han venido otros ángeles- que llamáis profetas a anunciar esta PAZ. Ahora me toca a mí y no me canso de repetirlo: PAZ porque el Señor te salva, PAZ porque  Dios te ama.
               A: Es la segunda letra: A de AMOR  “Dios te ama  y se alegra contigo como en día de fiesta “Por eso, en estos días hacemos fiesta.  “Alégrate y goza, porque el Señor viene a ti... Romped a cantar a coro... porque el Señor consuela a su pueblo... Despierta, despierta, vístete de fuerza,... ponte el traje de gala, ponte en pie...”  Repito que este pregón de Navidad estaba ya dicho hace muchos siglos, pero los hombres sois duros de oído y el Señor-que tiene mucha paciencia con vosotros- me vuelve a repetir cada NOCHEBUENA el encargo de pregonarlo al corazón de cada hombre, para ver si está despierto.
            Z: Es la tercera letra: la Z de CORAZÓN. Es que la Navidad es una fiesta del corazón; el mensaje va directo al corazón.
               Así que ya termino: PAZ A TU CORAZÓN, PERDÓN A TU CORAZÓN, AMOR A TU CORAZÓN.
            Me voy a seguir pregonando por ahí el mensaje uno a uno. Y es , ¿sabes que pasa?, que cuando el pregón se lanza a todos parece que no es a nadie, por eso tengo el encargo de recitarlo despacito a  cada corazón, a ver si así se entera el personal. Me encantaría  hacerlo como si fuera una nana de la Virgen, pero...
Bueno, lo intentaré:
“Sé feliz en esta Navidad., a pesar de...
Deja que te envuelva el Misterio del Amor y te penetre hasta las entrañas
Ábrete a la Novedad de esta Navidad 2013
Descubre tu papel en este Nuevo Nacimiento
Todo lo que ahí  escuches, veas, contemples...
guárdalo en tu corazón -como en el de la Virgen – Madre –
Y un día podrás decir: “Lo que he visto y oído, lo que he contemplado… ¡te lo anuncio “.

Ese día, tú te habrás convertido en el Angel de la Nochebuena.
 

12 de Diciembre: Virgen de Guadalupe, Patrona de América y Filipinas y Reina de México

Oración a la Virgen de Guadalupe

¡Oh Virgen de Inmaculada, Madre del verdadero Dios y Madre de la Iglesia!
Tú, que desde este lugar manifiestas tu clemencia y tu compasión a todos los que solicitan tu amparo;
escucha la oración que con filial confianza te dirigimos,
y preséntala ante tu Hijo Jesús, único Redentor nuestro.

Madre de misericordia, Maestra del sacrificio escondido y silencioso,
a Ti, que sales al encuentro de nosotros, los pecadores,
te consagramos también nuestra vida, nuestros trabajos,
nuestras alegrías, nuestras enfermedades y nuestros dolores.

Da la paz, la justicia y la prosperidad a nuestros pueblos;
ya que todo lo que tenemos y somos lo ponemos bajo tu cuidado, Señora y Madre nuestra.
Queremos ser totalmente tuyos y recorrer contigo el camino
de una plena fidelidad a Jesucristo a su Iglesia:
No nos sueltes de tu mano amorosa.
 
Virgen de Guadalupe, Madre de las Américas, te pedimos por todos los Obispos, para que conduzcan a los fieles por senderos de intensa vida cristiana, de amor y de humilde servicio a Dios y a las almas.

Contempla esta inmensa mies, e intercede para que el Señor infunda hambre de santidad en todo el Pueblo de Dios, y otorgue abundantes vocaciones de sacerdotes y religiosos, fuertes en la fe y celosos dispensadores de los misterios de Dios.
Concede a nuestros hogares la gracia de amar y de respetar la vida que comienza con el mismo amor con el que concebiste en tu seno la vida del Hijo de Dios.
Virgen Santa María, Madre del Amor Hermoso, protege a nuestras familias, para que estén muy unidas, y bendice a la educación de nuestros hijos. Esperanza nuestra, míranos con compasión,
Enséñanos a ir continuamente a Jesús y, si caemos, ayúdanos a levantarnos, a volver a Él, mediante la confesión de nuestra culpas y pecados en el sacramento de la Penitencia, que trae sosiego al alma.
Te suplicamos que nos concedas un amor muy grande a todos los santos sacramentos, que son como las huellas que tu Hijo nos dejó en la tierra.
Así, Madre Santísima, con la paz de Dios en la conciencia, con nuestros corazones libres de mal y de odios,
podremos llevar a todos la verdadera alegría y la verdadera paz, que vienen de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que con Dios Padre y con el Espíritu Santo, vive y reina por los siglos de los siglos. Amén
Juan Pablo II, México, enero de 1979

La fiesta de Guadalupe pone en evidencia el infinito amor que mana de los corazones mexicanos hacia su morenita del Tepeyac. Hoy las Iglesias se ven llenas de flores y cantos, y no hay imagen mariana en el país que se quede sin escuchar las mañanitas. El pueblo mexicano representado hace 471 años por la figura de San Juan Diego, vuelve a ponerse una vez más bajo los pies y la tierna mirada de su madre celestial, para agradecerle las gracias recibidas durante el año, y para encomendarse a su protección.
Este es el día en que la virgen repite nuevamente su milagro; hoy florecen nuevas rosas en tierra mexicana. En medio de un invierno materialista y egoísta, de un ambiente lleno de indiferencia y azotado por el pecado, la virgen vuelve a hacer florecer en cada uno de sus hijos mexicanos la semilla que sembró en sus corazones hace ya tantos años. Cada hombre representa una rosa distinta, fresca, brillante. Unos son rosas pintados con los colores de la fe, otros con los de la oración, algunos en cambio con los del amor. A todos ellos la virgen les baña con el agua amorosa de su mirada y les refresca con su sonrisa.
Así como San Juan Diego se presentó al obispo Zumárraga en 1531 para hablarle del mensaje y del cariño de la morenita, del mismo modo este día 12 de diciembre cada uno de los mexicanos se presenta en las Iglesias para ponerse bajo el manto estrellado y amoroso de su madrecita del Tepeyac. Cada persona expresa ese cariño filial hacia la virgen como mejor puede: Unos lo hacen con el mariachi, otros con el rezo del rosario, algunos con el ayuno o la peregrinación; Pero todos llevan el mismo mensaje de amor.
La fiesta del 12 de diciembre es una celebración que expresa alegría y gratitud. Son muchas las personas que hoy se acercan a una imagen mariana para felicitarle. Los adultos y los jóvenes le dicen: gracias virgencita. Mientras que los niños con esa gran sencillez que les caracteriza le susurran: gracias mamita. Esta es la manera de cómo el pueblo mexicano se dirige hoy hacia su patrona y reina. Las calles se visten de gala y en la ciudad se percibe un aroma de rosas. Una vez más se vuelve a escuchar en el corazón de cada mexicano aquellas dulces y tiernas palabras que quedarán grabadas por la eternidad: "No estoy yo aquí que soy tu madre..."


NOVENA A LA INMACULADA

Día Primero: La vocación de María y nuestra propia vocación

En los mismos comienzos de la Revelación se habla ya de nuestra Señora (Gen 3, 15). Después del pecado de nuestros primeros padres, Dios no abandonó a sus hijos, los hombres... Y llegada la plenitud de los tiempos envió al Arcángel Gabriel a Nazaret, donde vivía la Virgen. La piedad popular presenta a María recogida en oración mientras escucha, atentísima, el designio de Dios sobre Ella, su vocación.

Dios te salve, llena de gracia, le dice el Ángel... (Lc 1, 28-33)

Y la Virgen da su pleno asentimiento a la voluntad divina: Hágase en mí según tu palabra (Lc 1, 38). Desde ese momento acepta y realiza su vocación que consiste en ser Madre de Dios y Madre de los hombres.

En función de su maternidad, fue rodeada de todas las gracias y privilegios que la hicieran digna morada del Altísimo. Dios escogió a su Madre y puso en ello todo su Poder. No quiso que la rozara siquiera el pecado: ni el original, ni el personal. Fue concebida INMACULADA, sin mancha alguna.

La vocación –como en toda persona- fue el momento central de su vida: Nació para, ser Madre de Dios.

También en cada uno de nosotros la vocación es el punto central de su vida. El eje sobre el cual se organiza todo lo demás. Todo o casi todo depende de acertar en lo que Dios quiere de nosotros y ser fieles a este designio divino. Esto es lo más importante y alegre de toda nuestra vida: amar y seguir la propia vocación.

Propósitos para este día:
La Virgen nos enseña tres cosas:

1- Disponibilidad. “He aquí la Esclava del Señor...” fue la respuesta de la Virgen.
Darle hoy, a través de la Virgen, un SI a Dios sin reservas y sin condiciones, aunque a veces pueda costar.

2- Aumentar nuestra oración. El trato con el Señor es fundamental para que vayas conociendo el camino que te tiene preparado.

3- Abrir nuestra alma al Señor y darnos a conocer en la confesión.
Una buena CONFESIÓN en el comienzo de esta Novena, te dispondrá a recibir las abundantísimas gracias que la Virgen te tiene preparadas a lo largo de estos nueve días.
Además, la dirección espiritual puede ser una formidable ayuda para conocer lo que Dios quiere de nosotros.

------------------------------------------
Día Segundo: Generosidad de la Virgen

La Virgen conoce su vocación: ser Madre de Dios. Ante tanta grandeza, la Virgen responde con toda humildad: He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra (Lc 1, 38).

La Virgen se da del todo a lo que Dios pide. En un momento, sus planes personales – que los tendría – quedan en un rincón para hacer lo que Dios le pide. No puso excusas. No pidió un tiempo para pensárselo mejor. Desde aquel momento Jesús es su ideal único y grande para el que vive.

Nuestra Señora vivió con una generosidad sin límites a lo largo de toda su existencia aquí en la tierra. De los pocos pasajes del Evangelio que se refieren a su vida, dos de ellos nos hablan de su atención a los demás. (Ver Lc 1, 39 ss; Jn 2, 3 ss).

Nosotros, bien cargados de egoísmo, necesitamos mirar hoy a la Virgen, parta imitarla en su generosidad poder sentir la alegría de darnos a los demás.


Propósitos para este día:
1- Pedir a la Virgen luz para ver lo que Dios quiere de nosotros y valentía para realizarlo.
2- Concretar algunos detalles de generosidad con quienes convivimos para vivirlo en este día.
 ----------------------------------------------

Día Tercero: La fe de María

“Bienaventurada tú porque has creído lo que se te ha dicho de parte del Señor” (Lc 1, 45)

La Virgen vivió su vocación llevada en cada instante por la fe:
- Fe ante el descubrimiento mismo de su vocación
- Fe ante San José
- Fe en los momentos difíciles que preceden al nacimiento de Jesús.
- Fe en la huída precipitada a Egipto. ¡Dios huyendo a un país extraño..!
- Fe en los treinta años de vida oculta, cuando todavía no se ha manifestado externamente la divinidad de su Hijo.
- Fe en el Calvario.

María vive de fe, ha puesto toda su confianza en el Altísimo, se ha rendido por completo a El.

Propósitos para este día:

1- Ver con ojos de fe los acontecimientos y circunstancias por las que se desarrolla nuestra vida.
2- Proclamar nuestra fe con valentía. Algunos detalles:

- hablar del Señor, como de lo más grande que hemos encontrado.
- Pasar a saludar a Jesús en el Sagrario o acordarnos de él cuando pasamos cerca de alguna iglesia.
- Una jaculatoria para repetir durante el día: ¡Señor, auméntanos la fe!

-----------------------------------------------------

Día Cuarto: Intercesión de María

En Caná iba a tener lugar una boda. Por amistad o relaciones familiares se encuentra presente la Madre de Jesús (Jn 2, 1). También Jesús ha sido invitado con sus discípulos a la fiesta. Comenzó ésta y no sabemos si por falta de previsión o por una inesperada afluencia de invitados, faltó el vino.

La Virgen María, que presta su ayuda y sabe estar en los detalles, se dio cuenta de que el vino escaseaba, por ello acude a Jesús, dando lugar a ese diálogo que tantas veces hemos meditado (Jn 2, 3-4). La Virgen pide sin pedir: expone una necesidad: no tienen vino. El Señor en esta ocasión parece negarle lo que pide: no ha llegado mi hora. Pero la Virgen, que conoce bien el corazón de su Hijo, actúa como si hubiera accedido inmediatamente a su petición: Haced lo que el os diga, le dice a los sirvientes.

Vayamos a la oración con la confianza de hijos que van a ser escuchados. Y como buenos hijos, busquemos identificar nuestra voluntad con la de Dios: no se haga mi voluntad, sino la tuya (Lc 22, 42).

Debemos pedir con humildad y constancia, abandonándonos confiadamente en nuestra Madre del Cielo. El Señor nos insistió: Pedid y recibiréis. (Mt 7, 7)

Propósitos para este día:

1- Acudir más veces y con más confianza a la Virgen, pidiendo por la Iglesia, los sacerdotes, las familias, por nosotros.
2- Terminemos este día con el deseo eficaz y práctico de rezar mejor el Rosario, oración tan querida por la Virgen: arma poderosa para vencer a los enemigos, contra las tentaciones y para conseguir todo aquello que necesitamos.

-------------------------------------------------------------

Día Quinto: Madre nuestra. Confianza filial

Unos treinta tres años después de la visita del Arcángel a nuestra Señora en Nazaret, Jesús, su Hijo, está clavado en la cruz. Junto a Él, María, su Madre, San Juan, el discípulo amado y unas santas mujeres.

Jesús les dirige esas palabras que tanta trascendencia ha tenido y van a tener en la vida personal de cada uno de nosotros, de cada hombre: Mujer, le dice a la Virgen, he ahí a tu hijo; luego dice al discípulo: he ahí a tu Madre (Jn 19, 27).

Jesús nos mira a cada uno: He ahí a tu Madre, nos dice. Juan la acogió con cariño y cuidó de Ella con extremada delicadeza hasta el momento en que fue asunta a los cielos en cuerpo y alma.

Propósitos para este día:

1- Nos da una profunda alegría saber que María es nuestra Madre y que está muy cerca de nosotros en todos nuestros caminos. El Señor desea que te sientas hijo suyo, que la quieras porque es la persona más fácil de querer; que tengas con ella detalles de delicadeza y de amor, quizá pequeños pero concretos: jaculatorias, mirar con frecuencia sus imágenes, desagraviarla por el olvido en que la tienen algunos cristianos, acudir a Ella en cualquier necesidad; tenerla presente a lo largo del día: al a hora del Ángelus, en el rezo del Rosario...

Para tratarla tenemos ya un modelo: La relación de cada uno de nosotros con nuestra propia madre, puede servirnos de modelo para nuestro trato con María.

----------------------------------------------------

Día Sexto: La oración de la Virgen

María, por su parte, guardaba todas estas cosas y las meditaba en su corazón (Lc 2, 19). Esta es la actitud de María ante los acontecimientos que van ocurriendo.

La Virgen conserva y medita. Sabe de recogimiento interior y valora y guarda en su intimidad los sucesos, grandes y pequeños, de su vida.

María siempre estaba en oración porque todo lo hace en referencia a su Hijo. Ella nos alienta en estos días y siempre a no dejar jamás la oración, el trato con Dios. Sin oración estamos perdidos. Con la oración lo podemos todo, ella nos ayuda a ser fuertes contra las tentaciones, nos mantendrá vigilantes ante el enemigo que nos acecha constantemente, nos ayuda a hacer mejor el trabajo, a cumplir nuestras obligaciones y deberes con la propia familia y con la sociedad, a tratar mejor a los demás.

Propósitos para este día:

1- Ninguna persona de este mundo ha sabido tratar a Jesús como su Madre; y después de su Madre, San José, quien debió pasar largas horas mirándole, hablando con Él, tratándole con toda sencillez y veneración. Si acudimos a ellos aprenderemos muy pronto a hablar, llenos de confianza con Jesús.

------------------------------------------------

Día Séptimo: La Virginidad de María y nuestra pureza

La virginidad de María es uno de los mayores milagros obrados por Dios. Es un privilegio íntimamente unido al de maternidad divina y armoniosamente relacionada con la Inmaculada Concepción y la Asunción gloriosa de la Virgen.

Y es María la pureza personificada. A nosotros, la virginidad de María es una llamada para vivir la Santa Pureza, indispensable para contemplar a Dios y para servir a nuestros hermanos los hombres.

En la última Cena, Jesús se arrodilla a los pies de los Apóstoles, para lavarlos. En este gesto quiere expresar la necesidad de la pureza especial que debe reinar en los corazones de quienes se acercan a la Última Cena. Es la pureza que sólo Él puede traer a los corazones. Y la pureza es condición para la comunión con el Señor.

El Espíritu Santo ejerce además, una acción especial en la persona que vive con delicadeza esta virtud.

Propósito para este día:

1- Hoy podemos ofrecerle a la Virgen poner los medios necesarios para vivir más delicadamente esta virtud. Siempre ha enseñado la Iglesia que, con la ayuda de la gracia, se puede vivir esta virtud en todos los momentos y circunstancias de la vida.

Otros medios que pueden ayudar a vivir y a acrecentar esta virtud son: la moderación en la comida y bebida, guardar la vista, cuidar los detalles de pudor, evitar las conversaciones sobre cosas impuras, huir de las ocasiones de pecado, vivir muy bien la sinceridad en la dirección espiritual, olvidarse de sí mismo.

---------------------------------------------------

Día Octavo: La humildad de María

Entonces María dijo:
-Mi alma glorifica al Señor
y mi espíritu está transportado de alegría
en Dios, Salvador mío.
Porque ha puesto los ojos en la bajeza
De su esclava,
Por eso, ya desde ahora, me llamarán
Bienaventurada todas las generaciones,
Porque ha hecho en mi cosas grandes aquel cuyo nombre es santo. (Lc 1, 46-49)

A las alabanzas de Isabel, María responde con un canto de júbilo. Estas palabras de María son el espejo de su alma; este canto es el reflejo de la grandeza de su alma que está tan cercana a su Creador.

Hay en el Magníficat la razón profunda de toda humildad. “Se considera a sí misma llena de bajeza; por eso reconoce luego, con profunda humildad, que en Ella ha hecho cosas grandes el que es Todopoderoso.”

Todo lo amable, todo lo bueno que en nosotros existe, pertenece a Dios. El alma humilde reconoce dones de gran valor en sí, pero no encuentra motivos de autocomplacencia porque sabe que le han sido dados.

Y el Señor nos quiere humildes.

La humildad consiste esencialmente en la conciencia del puesto que ocupamos frente a Dios y frente a los hombres, y en la sabia moderación de nuestros deseos de gloria.

Propósitos para este día:

1- Hay muchos motivos para desear, pedir y luchar por alcanzar esta virtud. En primer lugar hemos de pedirla, como algo que necesitamos con toda urgencia, algo que nos es vital.

“María es, al mismo tiempo una Madre de misericordia y de ternura, a la que nadie ha recurrido en vano; abandónate lleno de confianza en su seno materno, pídele que te alcance la virtud de la humildad que Ella tanto apreció; no tengas miedo de no ser atendido, María la pedirá para ti de ese Dios que ensalza a los humildes y reduce a la nada a los soberbios; y como María es omnipotente cerca de su Hijo, será con toda seguridad oída.” (J. Pecci –León XIII-, Práctica de la humildad, 56)

2- Camino para alcanzar esta virtud es también la caridad. Hagamos hoy el propósito de servir en esos muchos detalles que se presentan en la convivencia diaria, el procurar ser amables, cordiales, saber ceder en opiniones que no tienen excesiva importancia, valorar más a aquellos con quienes trabajamos o convivimos.

----------------------------------------------

Día Noveno: La Inmaculada Concepción

Pío XI, al definir el dogma de la Inmaculada Concepción, declaraba que Dios eligió una Madre para su Hijo Unigénito y “la amó con un amor tan por encima del amor de todas las criaturas, que en Ella viniera a complacerse con singularísima benevolencia”.

Por una gracia del todo singular, y en atención a los méritos de Cristo Nuestra Señora fue preservada inmune de toda mancha del pecado original, en el primer instante de su concepción. En Ella todo volvía a tener su sentido primitivo y a tener la perfecta armonía querida por Dios. Como Corredentora participó en grado sumo de la Cruz de su Hijo, por nosotros. Santo Tomás dice que su dignidad es casi infinita; está por encima de los santos, de los ángeles y de los arcángeles. Después de Dios, Ella.

Esta criatura tan excepcional es nuestra Madre, a la que hemos procurado honrar en estos días anteriores, preparándonos para esta fiesta de hoy. Hemos procurado dar un paso adelante con su ayuda. Ya no la podemos dejar; sobre todo porque Ella no nos deja, y porque es nuestro atajo –el sendero por donde se abrevia el camino- para ir a Jesús.

Aquella profecía que un día hiciera la Virgen: “Me llamarán bienaventurada todas las generaciones...”, se ha cumplido al pie de la letra a través de los siglos: poetas, intelectuales, artesanos, reyes y guerreros, hombres y mujeres, de edad madura y niños que apenas han aprendido a hablar; en el campo, en la ciudad, en la cima de un monte, en las fábricas, o tan sólo al doblar la esquina y encontrar una imagen de la Señora. En tantas y tan diversas situaciones, millares de voces, en lenguas diversísimas han cantado las alabanzas de la Madre de Dios, como lo hacemos nosotros ahora.

Propósito final:

Al terminar la Novena hacemos el propósito firme de VIVIR LA VIDA MUY CERCA DE MARÍA. El Señor nos bendecirá.


 



ROSARIO MISIONERO en OCTUBRE

 

Ser católico es ser miembro de la Iglesia universal. Como católicos no podemos olvidar la solidaridad con todo el Cuerpo. Es por eso que oramos por las misiones y una forma de hacerlo es con el rosario misionero. Es una oración mariana universal y misionera, que consiste en rezar los cinco misterios teniendo presentes los cinco continentes.
A la vez que lo rezamos en este mes de Octubre, podemos ir construyendo el Rosario Misionero en cada salón.
Cada día rezamos un Misterio en el momento del Ángelus.
Lo representamos con 5 colores distribuidos así:
 

PRIMER MISTERIO: COLOR VERDE.

LO REZAMOS EL LUNES. MISTERIOS GOZOSOS
El color verde nos recuerda las verdes selvas habitadas por nuestros hermanos africanos. En esta decena rezamos por la iglesia de África, para que una vez evangelizada, se convierta en evangelizadora.
 
MISTERIOS GOZOSOS (lunes y sábados)
1º Misterio: La anunciación del ángel a María.
2º Misterio: La visita de María a su prima Isabel.
3º Misterio: El nacimiento de Jesús en Belén.
4º Misterio: La presentación del Niño Jesús en el templo.
5º Misterio: Jesús perdido y hallado en el templo.
 
Información acerca del continente:
África es un continente que vive castigado por la violencia. Las numerosas tribus que pueblan el continente se enfrentan en sangrientas guerras haciendo la vida muy difícil para todos. Otro problema que azota al continente africano es el enfrentamiento entre negros y blancos. En muchas partes de África, todavía existe la esclavitud.
La pobreza es bastante marcada en este continente. De los 47 países menos desarrollados del mundo, 31 son africanos. La Iglesia católica es minoritaria en África. De los 700 millones de habitantes del continente, tan sólo 95 millones son católicos (un 13,8%). Es el continente que menor porcentaje de sacerdote tiene: hay un sacerdote por cada 4.406 católicos, mientras que en el resto del mundo hay, en promedio, un sacerdote por cada 2.342 católicos.

SEGUNDO MISTERIO: COLOR ROJO.

LO REZAMOS EL  MARTES. MISTERIOS DOLOROSOS
Se reza por América. El color rojo, simboliza la sangre derramada por los mártires que dieron su vida durante la evangelización de este continente. En esta decena rezamos, por la iglesia en América, el continente de la esperanza para que seamos como María, Misioneros de Cristo y salgamos a evangelizar a otros continentes.
 
MISTERIOS DOLOROSOS (martes y viernes)
1º Misterio: Jesús en el huerto de los Olivos.
2º Misterio: La flagelación de Jesús.
3º Misterio: Jesús es coronado de espinas.
4º Misterio: Jesús carga con la cruz a cuestas camino al calvario.
5º Misterio: La crucifixión y muerte de Jesús.
 
Información acerca del continente:
En los pueblos de América existe mucha pobreza. El 11% de la población lo forman las minorías indígenas que tratan de mantener sus costumbres.
En cuanto a la Iglesia Católica de América, ésta es la más numerosa de todo el mundo. La mitad de los católicos del mundo viven hoy en América (más precisamente en América latina). De un total de 743 millones de habitantes, 475 millones son católicos (un 64%!). Es por eso que el Papa Juan Pablo II dijo que América es "la gran esperanza de la Iglesia, que debe hacerse misionera para el resto del mundo". A pesar de esta situación, después de África, es el continente con menor proporción de sacerdotes: hay un sacerdote por cada 3.978 católicos. Sin embargo, una seria amenaza para la Iglesia americana es el rápido crecimiento de las sectas y grupos evangélicos a las cuales se vuelcan día a día, muchos católicos.
 

TERCER MISTERIO: COLOR BLANCO.

LOS REZAMOS EL MIÉRCOLES. MISTERIOS GLORIOSOS
El color blanco, se reza por Europa. El color blanco, nos recuerda a la raza aria, originaria de este continente y al color de las vestiduras del Papa, que también tiene en él su sede. En esta decena rezamos por la iglesia en Europa, para que se realice la unidad en un solo Señor, una sola fe y un solo bautismo.
 
MISTERIOS GLORIOSOS (miércoles y domingos)
1º Misterio: La resurrección de Jesús.
2º Misterio: La ascensión de Jesús al cielo.
3º Misterio: La venida del Espíritu Santo sobre María y los Apóstoles.
4º Misterio: La asunción de la Santísima Virgen a los cielos.
5º Misterio: La coronación de la Virgen como Reina de todo lo creado.
 
Información acerca del continente:
La mayoría de los países desarrollados están en Europa, si bien también hay pobreza en este continente, pero podríamos decir que es uno de los continentes en el que menos pobreza hay.
Históricamente, Europa fue el continente católico por excelencia. Sin embargo, en los últimos siglos la situación ha cambiado bastante. Dos cosas influyeron notablemente en esto. Primero, la aparición de las Iglesias protestantes a partir del siglo XVI, que se llevaron gran parte de los católicos: países completos se volcaron al protestantismo. Y en segundo lugar, al ir naciendo las repúblicas que hoy conforman Europa, la fe se fue apagando poco a poco en todo el continente, y la gente comenzó a dejar a Dios de lado (esto es lo que se conoce como "secularismo": un mundo sin Dios).
Hoy en día, los católicos ya no son mayoría en Europa. De los 716 millones de habitantes, sólo 288 millones son católicos (un 40%), ubicándose en segundo lugar, después de América que tiene un 63,8% de católicos. Es el continente con mayor porcentaje de sacerdotes: hay un sacerdote por cada 1.295 católicos.
 
CUARTO MISTERIO COLOR AZUL

LO REZAMOS EL JUEVES: MISTERIOS LUMINOSOS
El color azul nos habla de Oceanía, con sus miles de islas esparcidas en las azules aguas del Océano Pacífico. En esta decena, rezamos por Oceanía; para que los habitantes de las islas ingresen a la iglesia y adquieran el espíritu misionero.
 
MISTERIOS LUMINOSOS (jueves)
1º Misterio: El bautismo de Jesús en el río Jordán.
2º Misterio: Jesús y María en las Bodas de Caná
3º Misterio: Jesús anuncia el Reino de Dios invitando a la conversión.
4º Misterio: La Transfiguración de Jesús.
5º Misterio: La institución de la Eucaristía.

Información acerca del continente:
El continente Oceánico es el continente más pequeño del mundo. Se caracteriza porque en él conviven muchísimas culturas. Desde hace siglos, estuvo poblado por una gran cantidad de tribus de nativos (unas 5.000) con culturas, dialectos y religiones autóctonas diferentes.
La evangelización sistemática en Oceanía comenzó hace doscientos años (muy poco tiempo), y de un total de 27 millones de habitantes, tan sólo 6 millones son católicos (un 26%). El 58% pertenecen a las iglesias protestantes, y el resto se divide en muchas religiones autóctonas pequeñas. Oceanía perteneció al imperio Británico durante muchos años, no permitiéndose la entrada de misioneros católicos hasta 1845 cuando recién pudieron comenzar la tarea evangelizadora. La Iglesia está en sus comienzos en este continente y aún queda muchísimo por hacer.

QUINTO MISTERIO: COLOR AMARILLO.

LO REZAMOS EL VIERNES: MISTERIOS DOLOROSOS (ver en el martes)
 El color amarillo nos trae a la memoria el Asia, poblado en gran parte por razas de este color. En esta última decena rezamos por todos los que viven en Asia.; para que todo el continente; donde vive más de la mitad de la humanidad; reciba la santa fe católica.
 
Información acerca del continente:
En el año 2000, un 60% de la población mundial será asiática, la mayor parte entre niños y jóvenes. Asia es el continente más poblado del mundo (tiene 3.000 millones de habitantes, mientras que el resto de los continentes tienen menos de 700 millones).
El 80% de su población vive bajo el límite de la pobreza. Muchísimas personas mueren día a día de hambre. Un problema que caracteriza a este continente es la discriminación de la mujer, hecho que se hac