Rosario Moreno Montalvo
 
Nunca profundizaremos lo suficiente sobre el FOCO del carisma concepcionista:
El Misterio de María Inmaculada. Hablemos desde nuestra experiencia.


HAZ CLICK EN MATERIALES DE FORMACIÓN Y ENCONTRARÁS DOCUMENTOS QUE TE PUEDEN AYUDAR
 


 
MARIA, LA PRIMERA EVANGELIZADORA
Hemos iniciado un nuevo curso en pastoral de la mano de María: Sabemos poco de María, pero lo suficiente para llamarla Maestra de evangelización por sus actitudes de mujer creyente y apóstol de Cristo. De hecho, María es el tipo perfecto de la Iglesia que camina hacia su plenitud.
En este tiempo de oración destacamos de Ella algunas actitudes y la pedimos para nosotros:
1.- Acoge y obedece a la Palabra de Dios. Preocupados por la acción, que muchas veces deriva en activismo estéril, nos olvidamos que un evangelizador es el que vive atento a lo que Dios quiere de él para ponerlo en práctica. La mejor alabanza de María, la hizo su propio Hijo: «Dichosos los que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica». La evangelización es tarea fundamental del Espíritu y de quienes, dóciles a él, secundan sus planes. María acogió la Palabra de Dios, la hizo propia en su corazón y en su carne, y la conservó en la contemplación fiel de Cristo.
2.- Pronta para el servicio. María está urgida por la misma caridad de Cristo para ponerse a disposición de quienes la necesitan, como sabemos por la escena de la visitación a Isabel. Sale «deprisa» a la montaña, una vez conocida la necesidad de su pariente y la sirve con humildad. Servir es propio del cristiano. Es la vocación explícita de Cristo que no ha venido a que le sirvan sino a servir. Y es el mandato que nos dejó en la última cena mediante el gesto de lavar los pies a los apóstoles. La prontitud de María es un reflejo de la urgencia de Cristo por servir a los hombres.
3.- Detecta la necesidad de salvación. En las bodas de Caná, María constata la necesidad de salvación que tienen los novios. No se trata de la carencia del vino físico. El vino es el símbolo de los bienes de la salvación, y Cristo es el único capaz de ofrecerla. Por eso, ofrece un vino nuevo, mejor, definitivo, cuyo significado último sólo se descubre en la cruz, donde María aparece como la Madre de los creyentes.
Evangelizar es detectar la necesidad de Cristo que tienen los hombres y acercarlos a él, como hizo María: «Haced lo que él os diga». María se sabe intermediaria, no protagonista. Sabe que sólo Cristo merece la obediencia de los hombres. Pero ello no se calla, ni esquiva su papel de mediación. ¡Cuántas veces, por prejuicios o temores, desaprovechamos la ocasión de acercar a los hombres a Cristo!
4.- No rechaza la cruz. María supera el escándalo de la cruz permaneciendo junto a Cristo en el Calvario. Avergonzarse de la cruz es avergonzarse del evangelio, de su fecundidad oculta, de su aparente fracaso. Queremos triunfar, tener éxito, y nos olvidamos de la única sabiduría que salva al mundo: la de la cruz. No hay acción pastoral que no esté marcada por la paradoja de la cruz.
5.- María es la Iglesia orante. En Pentecostés, con los apóstoles, María permanece en oración a la espera del Espíritu. El fruto de un plan pastoral nace de la oración intensa, comunitaria, que invoca al Espíritu. Sólo Él hace fecunda nuestra acción. Por ello, invitemos a todos a orar con María para que nuestra acción pastoral, educativo- evangelizador responda a la voluntad de Dios y sea bendecida con sus dones.


FLORES DE MISERICORDIA, en el AÑO DE LA MISERICORDIA
 
 1.”NO TIENEN VINO”. Que sepamos presentar a Dios, donde quiera que nos encontremos, las necesidades y carencias de los demás. “Vivir para mí sin los demás, es querer todo para mí” (A.L.) La flor de la misericordia tiene un nombre: caridad.
 
2.”PROCLAMA MI ALMA LA GRANDEZA DEL SEÑOR”. No nos conformemos con valorar solamente lo que acontece, vemos o tocamos en el mundo. “Hay una belleza más allá de nosotros mismos que nos aguarda” (A.L.) La flor de la misericordia tiene un aroma: el interés por los demás.
 
3.”HACED LO QUE ÉL OS DIGA”. Las ideologías dominantes nos convierten en marionetas. Como María dejemos un margen para que, Dios, tenga parte activa en nuestro ser. “No es grande quien se aleja de Dios sino, mezquino, quien se deja seducir por el que es más pequeño que él” (A.L.). La flor de la misericordia tiene un movimiento: la libertad.
 
4.”HE AQUÍ LA ESCLAVA DEL SEÑOR”. Las montañas, en su deshielo, fluyen por los manantiales. También el Señor, a través de nosotros, puede ser agua fresca en mucho desierto de carne y hueso. Ofrécete, en este mes de mayo, para hacer algo en nombre de Dios y con Dios. “Vivir con Dios pero sin hacer nada por Él es como tener el fuego siempre apagado” (A.L.). La flor de la misericordia tiene una fuerza: el Señor.
 
5.” ¿POR QUÉ NOS HAS TRATADO ASÍ?” No siempre, las cosas de Dios, responden a nuestras expectativas. Como María medita, reflexiona y saca conclusiones: al final Dios nos concede lo mejor para nosotros. “No esperes a que Dios te conceda lo que pidas sino, en lo que te da, alcanza a ver lo que necesitas” (A.L.). La flor de la misericordia tiene una espina: la ingratitud.
 
6.” ¿CÓMO SERÁ ESTO?” Los interrogantes nos sacuden como, al principio de la Encarnación, lo hicieron con María. El mundo necesita respuestas y, como María, con palabras y obras, podemos ser luz y no oscuridad. “Exigir razones siempre a Dios es, en el fondo, no dar a torcer nuestro propio brazo” (A.L.). La flor de la misericordia tiene un freno: no siempre es comprendida.
 
7.”EL PODEROSO HA HECHO EN MÍ MARAVILLAS”. Asignatura pendiente del catolicismo de hoy es proclamar, a los cuatro vientos, que con Dios el mundo adquiere otro color y, sin Dios, la tierra se polariza en el enfrentamiento, guerras y tensiones. “La belleza del mundo, sin Dios, es un peligroso instrumento en manos del hombre” (A.L.). La flor de la misericordia tiene una belleza: el resplandor del cielo.
 
8.”SE PUSO EN CAMINO”. Cuando uno se encierra en sus propios problemas llega a creer que exclusivamente existe su problema. María, llena de Dios, se pone en camino hacia la casa de su primera Isabel. ¿Nos cuesta salir al encuentro de “las casas” de los demás? La flor de la misericordia tiene un jardín: la humanidad caída.
 
9.”MARÍA FUE BIENAVENTURADA PORQUE, ANTES DE DAR A LUZ, YA LA LLEVÓ EN SU SENO” (San Agustín). ¿Eres consciente que, desde el Bautismo, Dios habita en ti y además ha dejado siembra de eternidad en tus entrañas? ¿Cuidas esa semilla que puede convertirse en algo grande o, tal vez, dejas que los pájaros de la comodidad y la tibieza la malogren? La flor de la misericordia tiene un abono: la Palabra de Dios.
 
10.”MARÍA FUE GRANDE PORQUE, EN SU PEQUEÑEZ, ESCUCHÓ Y CUMPLIÓ LA PALABRA DE DIOS” (San Juan Pablo II). Eterno combate el de un cristiano del siglo XXI: o Dios o el mundo, o la visión de la sociedad o la Palabra de Dios para una sociedad mejor. Los que se quedan al borde del camino (al contrario de María Virgen) corren el riesgo de quedarse paralizados y sin más recorrido que su propia conciencia. La flor de la misericordia tiene un tallo: la perseverancia.
 
11.”DIOS SE ENAMORÓ DE UNA INCOMPARABLE HERMOSURA” (San Alfonso María Ligorio). ¿Podemos decir que, DIOS, está contento de cada uno de nosotros? ¿De nuestras obras? ¿De nuestros silencios? ¿De nuestra fe de “imagen” pero sin trascendencia? La flor de la misericordia tiene una transparencia: su bondad.

12.”SI TIENES ESCOLLOS LEVANTA LA MIRADA Y MIRA A LA ESTRELLA DE MARÍA” (San Bernardo). Uno de los riesgos del cristianismo de hoy es también lanzarnos exclusivamente en manos de lo racional y de la ciencia. En el Año de la Misericordia, María, se convierte en un oasis de dulzura, beldad y bálsamo en toda inquietud. ¡Pruébalo! La flor de la misericordia tiene un techo: el cielo.
 
13.”EN TI ESTUVO LA PLENITUD Y TODO BIEN” (San Francisco de Asís). A María, a veces, la adornamos tanto que disimulamos su auténtica belleza: fue sagrario del amor de Dios que se hacía carne. No disimulemos nuestra belleza cristiana que, entre otras cosas, es llevar el Bien (que es Cristo) y hacer el bien (interesarnos por los problemas de los demás). La flor de la misericordia tiene una riqueza: el amor.
 
14.”EL NUDO DE LA DESOBEDIENCIA DE EVA FUE DESATADO POR LA OBEDIENCIA DE LA VIRGEN MARÍA” (San Ireneo). Muchos de los conflictos que nos sacuden, frecuentemente, pueden ser desatados por una sonrisa, una buena acción o un silencio oportuno. Reza a la “Virgen de los nudos” y, tal vez, conseguirás saber cómo salir de situaciones difíciles. La flor de la misericordia tiene una virtud: el silencio.
 
15.”A QUIEN DIOS QUIERE HACER MUY SANTO LO HACE DEVOTO DE LA VIRGEN” (San Luís María Griñón). Quien quiere contemplar el mar ha de acercarse a él y, quien desee una buena panorámica del mundo, ha de procurar subirse a un avión. María, en este Año de la Misericordia, es una buena altura para comprender lo qué nos exige ser cristianos: altura de miras (sobre todo con los hermanos). La flor de la misericordia tiene un horizonte: la eternidad.
 
16.”CUÁNTO AGRADA AL SEÑOR LO QUE SE HACE A SU MADRE” (Santa Teresa de Jesús). No es diosa, la Virgen María, pero está junto a Dios. No es redentora pero, en la cruz, está junto al Redentor. Tener devoción a María, hacer algo por y con María, es colaborar en el Año de la Misericordia con la obra de la redención: la humanidad necesita un poco de nuestro amor. La flor de la misericordia tiene un referente: María Virgen.
 
17.”NOS HA DEJADO DIOS A SU MADRE PARA QUE NOS ENSEÑE A MEDITAR EN EL CORAZÓN” (San Juan Pablo II). María no es un personaje para contemplar o simplemente venerar. Ella nos lleva a Dios. Como Madre de la Misericordia, antes y después, disfruta empujándonos hacia la fuente de la vida y del amor que es Cristo. Quedarnos en Ella sería como optar por un pequeño manantial sin llegar al mar que es Jesús. La flor de la misericordia tiene un esplendor: el bien de los demás.
 
18.”MARÍA ES COMO UN ARCO IRIS QUE MARCA LA RECONCILIACIÓN DE DIOS CON EL HOMBRE” (San Antonio de Padua). Inmersos en un mundo hostil y violento, María, contribuye a buscar más lo que nos une que lo que nos separa. Con razón, un autor, decía no hace mucho tiempo: “cuando falla la madre en un hogar todo corre el riesgo de venirse abajo”. Pidamos, con María, por la gran casa de Dios que es la Iglesia. La flor de la misericordia tiene un peligro: el cansancio.
 
19.”NO ACTUEMOS SEGÚN NUESTRAS IDEAS Y, NUESTRAS IDEAS, LAS PONGAMOS EN MANOS DE ELLA” (San Maximiliano Kolbe). Cuando nos dejamos llevar por nuestros propios criterios caemos en el relativismo o personalismo. El Año de la Misericordia, de mano de María, nos invita a ser creativos para que la realidad que nos preocupa sea más justa, más divina y menos fraccionada. La flor de la misericordia posee un encanto: sus raíces evangélicas.
 
20. “LA GRANDEZA DE MARÍA TIENE UN NOMBRE: SU HUMILDAD. LA HUMILDAD DE MARÍA UN ORIGEN: JESÚS” (Madre Teresa de Calcuta). “Dime con quién andas y te diré quién eres”. El refrán lo dice todo. Caminar con Jesús, sin decirlo, hace que se nos note. Amar a María, sin manifestarlo, se ha de sentir en nuestras actitudes, palabras y sentimientos. La flor de la misericordia es irreductible: siempre florece.
 
21. “LA VIRGEN NO QUIERE CONDECORACIONES NI HONRAS. LA VIRGEN QUIERE PRESTAR SERVICIOS” (San Alberto Hurtado). En el Año de la Misericordia, María, nos invita a fortalecer la viga de la caridad en nuestras parroquias, familias, Colegio, formación, personalidad, ideas o iniciativas. ¿Sirve de algo honrarla si, luego, no repetimos lo que Ella hizo o dijo? La flor de la misericordia es omnipresente: nace en todas latitudes.
 
22.”MI ESPEJO HA DE SER ELLA, MARÍA, PORQUE SU REFLEJO Y ESPEJO ES JESÚS” (Santa Teresa de los Andes). Vivimos rodeados de espejos sociales. De vez en cuando es bueno sustituirlos por otros más celestes y más radicales: aquellos que nos dicen no el cómo somos sino el cómo hemos de ser. El Año de la Misericordia es un espejo de nuestra caridad cristiana. La flor de la misericordia es auténtica: no es artificial.
 
23.”SIEMPRE HE TENIDO FE EN MARÍA Y, CUANDO LA HE TENIDO, HE VISTO SURGIR COSAS SALUDABLES” (San Juan Bosco). Quien quiera cruzar un río es mejor hacerlo por un puente que por una cuerda. María, en muchas situaciones de nuestra vida, se convierte en ese punto de apoyo que une muchas orillas. La flor de la misericordia es fuerte: no se tambalea.
 
24.”SI HO TUVIERA A LA MADRE QUE ME DEFIENDE EN MUCHOS PELIGROS, YA ESTARÍA EN PODER DE SATANÁS” (Santo Cura de Ars). El Año de la Misericordia nos hace caer en la cuenta de una gran realidad: el mal existe junto con el bien. No olvides que, en tu corazón, existen dos fieras: el bien y el mal. ¿Cuál triunfa? Aquella a la cual tú alimentes. Con María, el bien, está asegurado. Con el diablo, el mal, garantizado. La flor de la misericordia es agradecida: es don y es gracia.
 
25.”NO HAY CRIATURA ALGUNA COMO LA VIRGEN MARÍA QUE HAYA CONTRIBUIDO TANTO A LA RECONCILIACIÓN DE DIOS CON EL HOMBRE” (Santo Tomás de Aquino). Montes, cumbres, llanos y valles. Todo sembrado de ermitas y recuerdos a la Madre de Cristo. En el Año de la Misericordia ofrezcámonos para que, nuestros cuerpos, sean templos, ermitas y hasta catedrales que guarden y veneren un nombre: María Virgen. La flor de la misericordia es ofrenda: cuando se da, se reproduce.
 
26.”QUIEN TIENE LOS OJOS EN MARÍA QUE SEPA QUE LOS TIENE PUESTOS EN LA GRAN OBRA MAESTRA DE DIOS” (Pablo VI). En el Año de la Misericordia, María, es un ático desde el cual podemos contemplar lo más genuino y noble de nuestra vida cristiana. Amar como el mundo pretende es fácil pero, amar como Dios quiere, exige y nos exige observar un poco más a la Virgen María. La flor de la misericordia es perfección: contribuye a nuestra belleza interior.
 
27.”UN CRISTIANO SIN LA VIRGEN, ESTÁ HUÉRFANO” (Papa Francisco). Con Ella, con María, la fe se hace más fácil y hasta más inteligible. Sin Ella, sin la Virgen, la fe puede caer en un sin sentido, en un “todo vale” o –incluso- en un “sálvese quien pueda”. El Año de la Misericordia nos invita a recuperar de María una característica: estuvo ahí, siempre. ¿Lo estamos nosotros? La flor de la misericordia es esperanza: da frutos en el más allá.
 
28.”MARÍA NOS DA SALUD, ES NUESTRA SALUD” (Papa Francisco). Afectados por el egoísmo (en el corazón), los malos modos (palabras y gestos), odios (conciencia y pensamiento) la Virgen María nos sana y nos cura en esas heridas que sangran descortesía, tristeza o angustia. Con Ella, con la Virgen María, experimentamos una forma nueva de vivir: en armonía con los demás y en paz con Dios. La flor de la misericordia reconforta: cuando se cultiva, el corazón se oxigena.
 
29.”MARÍA NOS SOSTIENE EN EL COMBATE CON LAS FUERZAS DEL MAL” (Papa Francisco). Hemos caído en el dominio del “buenismo”. Todo está bien y nada está mal. Dios es bueno y, por lo tanto, podemos ser malos. La maldad, en el momento en que vivimos, está disfrazada por el relativismo que todo lo invade o nos confunde. La Virgen María nos invita a mirar no tanto lo limpio sino todo lo que nos queda por sacudirnos y distanciarnos de la mediocridad o tibieza. La flor de la misericordia es dulzura: rompe muchas amarguras.
 
30.”TODA LA EXISTENCIA DE MARÍA ES UN CANTO A LA VIDA, ES UN HIMNO A LA VIDA” (Papa Francisco). Nuestra Iglesia necesita un nuevo rostro (el contenido es el mejor que podemos tener). Con la Virgen estamos llamados a recuperar la alegría, la esperanza, el brillo de creer y el encanto de esperar. Donde haya un cristiano, a la fuerza, ha de surgir un icono de fiesta: Cristo nos acompaña. La flor de la misericordia es primavera en la tierra: rompe muchos inviernos personales.
 
31.”HE AHÍ A TU MADRE”. El Año de la Misericordia tiene un referente evangélico: “He ahí a tu Madre”. Con Ella sentimos que estamos llamados a ser “un poco madre” de tanto cristo roto, solitario, amargado, triste, sin rumbo, aislado o vacío que se encuentra a nuestro alrededor. El Año de la Misericordia, con María, nos invita a colocarlos no sobre la cruz sino al pie de ella para que, los demás, descubran una mano amiga, una palabra oportuna y una mano tendida. La flor de la misericordia es Evangelio: nadie como Jesús la supo cuidar, plantar, mimar y ofrecer con tanta verdad. Y, para que no se marchitase, nos dejó a una gran jardinera que nos recuerda constantemente el vigor del amor de esa flor misericordiosa: ¡MARÍA VIRGEN!

Siglas: A.L. (amoris laetitia: La alegría del amor) exhortación apostólica del santo padre Francisco sobre La familia



LA NIÑA MARIA NOS ABRE LAS PUERTAS AL JUBILEO DE LA MISERICORDIA
OJOS….CORAZON…MANOS-PIES
Hemos querido organizar este año el Triduo de la Niña María 2015, tratando de que Ella nos introduzca en el Jubileo de la misericordia, convocado por el Papa desde el 8 de diciembre del 2015 al 20 de noviembre de 2016.
Estas fechas, que enmarcan el Jubileo también son dos fechas dedicadas a María: 8 de Diciembre: la Inmaculada Concepción y 20 de Noviembre la puerta de la Niña María, que se celebra al día siguiente 21. María, pues, puede ser la Puerta del Jubileo. Y lo podemos hacer tomando el ICONO DEL AÑO JUBILAR DE LA MISERICORDIA, LA CANCIÓN Y LOS SIGNOS DE LA MISERICORDIA que la canción recogen: LOS OJOS, EL CORAZÓN Y LAS MANOS-PIES.
Con los ojos fijos en Jesús de este ICONO, cada cual con su estilo y su edad particular, los tres días vamos a ir desgranado aquellos aspectos relativos a la misericordia que nos puedan ayudar a personalizarla y hacerla cada vez más propia.
A la par vamos contemplando a la NIÑA MARIA: sus ojos…su corazón y sus manos-pies. Podemos hacerlo a partir de una imagen o dibujo y en la Capilla con la NIÑA SOLIDARIA.
Cada día del Triduo: 17,18 y 19 lo dedicaremos a uno de los TRES SIGNOS: OJOS, EL CORAZÓN Y MANOS-PIES.
El esquema será así:
  • La Reflexión y dinámica la haremos en el salón de clase. TAMBIEN SE PUEDE VER algún VIDEO o cantar la canción.
  • La celebración en la Capilla, con el esquema que proponemos.
  • La celebración final será el 20.
PUEDES VER EL DESARROLLO EN LA PAGINA DE MATERIALES


ORACIONES PARA EL MES DE MAYO
LUNES:
Fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una virgen, desposada con un hombre llamado José, y el nombre de la virgen era María. (…) María respondió al ángel:
‑¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?
El ángel le respondió:
‑El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra.
Y María dijo: “He aquí la esclava del Señor” (Lc 1, 34‑35)
 
ORACION
Madre:
Hoy queremos dar gracias a Dios por los hombres que trabajan en paz y por los que construyen un mundo más feliz.
Sin embargo, sabemos que hay hambre en  el  mundo, que hay  guerras,... niños, hombres y mujeres que sufren.
Pero también los hay que se sacrifican por ellos y los atienden, que luchan contra el mal e infunden amor y esperanza en los débiles.
Madre: Sabemos que cuando se ama de verdad, el sufrimiento es menos pesado de llevar, las injusticias retroceden y las rencillas se apagan. Enséñanos a amar, a luchar  y a sonreír para que llegue a nosotros la paz y la amistad, para que florezca la esperanza en el corazón de todos y de cada uno. Amén.
FLOR ESPIRITUAL PARA ESTE DÍA:

MARTES

Al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley,
para rescatar a los que se hallaban bajo la ley. (Gal 4, 4).
Brotará una vara del tronco de Jesé y saldrá de sus raíces un retoño. Sobre él se posará el espíritu de Yavé.
(Is 11, 1‑2)
 
ORACION Virgen Madre de Dios:
Enséñanos a creer como Tú has creído.
Haz que nuestra fe en Dios, en Cristo y en la Iglesia sea siempre serena y valiente.
Enséñanos a amar como amaste Tú:
Haz que nuestro amor a los demás sea siempre paciente  y respetuoso. Haz que nuestra alegría sea auténtica y plena, para poder comunicarla a todos. Amén. 
FLOR ESPIRITUAL PARA ESTE DÍA:

MIÉRCOLES

Yo soy la madre del amor, del temor, de la ciencia y de la santa esperanza. Venid a mí cuantos me deseáis y saciaos de mis frutos. (…) Yo salí de las manos del Altísimo y como nube cubrí la tierra. Yo habité en las alturas excelsas y mi trono fue columna de nube. Reiné en todo pueblo y nación y me creó desde el principio y antes de los siglos y hasta el fin no dejaré de ser. (Ecle. 24, 3-30).
 
ORACION
Santa María, mujer luminosa de fe, aumenta y vigoriza nuestra fe. Que en medio de las dudas y perplejidades, se purifiquen nuestras creencias y sigamos aferrados a nuestra fe. Necesitamos una adhesión personal y activa a la fe, un sentido más vivaz de Dios. Madre, ayúdanos para vivir de fe y no de sentidos, para fiarnos de Dios más que de nosotros mismos. Virgen María, firmes en nuestra fe, seguiremos tus pasos hacia Dios. ¡Santa María, estímulo de nuestra fe, ruega por nosotros!
FLOR ESPIRITUAL PARA ESTE DÍA:

JUEVES

En cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena del Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo:
-Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la Madre de mi Señor venga a visitarme? Porque apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!
Entonces María dijo: -Engrandece mi alma al Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava, por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada, porque ha hecho en mí maravillas el Poderoso. Santo es su nombre y su misericordia alcanza de generación en generación a los que le temen. Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los que son soberbios en su propio corazón. Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes. A los hambrientos colmó de bienes y despidió a los ricos sin nada. Acogió a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia, como había prometido a nuestros padres en favor de Abraham y de su linaje por los siglos. (Lc 1, 41-55).
 
ORACION
Bendita eres. María.
Eres la nueva criatura según el plan original de Dios, reflejo suyo, rotunda plenitud del bien;
Virgen limpia para ser la Madre de Dios.
Bendita eres, María; mujer entregada la Gran Amor que te reclama y colma tus anhelos, mujer que acoge a todos los hombres, paraíso de ternura con el corazón a punto cada mañana.
María: Haz nuestros los valores e ideales que en Ti fueron alas para llegar a Dios.
  Queremos sentirnos contentos cogidos de tu mano, igual que se siente un niño en las manos de su madre.
Amén.        
FLOR ESPIRITUAL PARA ESTE DÍA:

VIERNES

Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer, vestida de sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas; está encinta y va a dar a luz.
Apareció otra señal en el cielo: una gran Serpiente roja, con siete cabezas y diez cuernos, y sobre su cabeza siete diademas. La Serpiente se apostó delante de la Mujer que iba a dar a luz, para devorar a su Hijo en cuanto le diera a luz.
La mujer dio a luz un Hijo varón, el que ha de regir a todas las naciones con cetro de hierro;
y su Hijo fue arrebatado hasta Dios y hasta su trono.
La Mujer huyó al desierto, donde tiene un lugar preparado por Dios para ser allí alimentada mil doscientos sesenta días. Y la Serpiente persiguió a la Mujer. Pero se le dieron a la Mujer las dos alas del águila grande para volar al desierto, a su lugar, lejos de la Serpiente. Entonces, despechada la Serpiente contra la Mujer, se fue a hacer la guerra al resto de sus hijos, los que guardan los mandamientos de Dios y mantienen el testimonio de Jesús.
(Ap 12, 1-17)
ORACION
Virgen María: Eres feliz porque creíste que para Dios nada hay imposible.
Que nuestra fe se parezca a la tuya. Dijiste un “sí” que llenó toda tu vida, y confiaste de verdad en la Palabra del Señor: que aceptemos siempre lo que El nos pida. Viviste unida a Jesús, fuiste pobre y sufriste con El; Ayúdanos a superarnos en la dificultad. Amaste a Jesús como nadie le amó: por eso estás ahora tan cerca de El: que su amor abarque toda nuestra vida.
Tú  estabas tan llena de Dios que siempre tenías espacio para los hombres. Estuviste con El al pie de la Cruz, y El te hizo Madre nuestra: concédenos ser vivir cada día más unidos a Jesús. Amén.
FLOR ESPIRITUAL PARA ESTE DÍA:
 
SABADO
Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: ‑Éste está puesto para señal de contradicción. ¡Y a ti misma una espada te atravesará el alma! (Lc 2, 34‑35).
Cuando le vieron quedaron sorprendidos, y su madre le dijo: ‑Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira, tu padre y yo, angustiados, te andábamos buscando (Lc 2, 48). Estando Jesús diciendo estas cosas, alzó la voz una mujer del pueblo, y dijo: Dichoso el seno que te llevó y los pechos que te criaron (Lc 11, 27).

ORACION
Bendita sea nuestra Madre María Inmaculada. Madre, Reina y Señora de Nuestra Congregación, escuchamos a Jesús que mandaba a sus discípulos hacer oración para que el Divino dueño enviase operarios a su mies.
Tuya es nuestra heredad. Tú has escogido este campo y le has señalado con el titulo de Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza. Nosotras, también necesitamos operarias para nuestro campo, llenas de celo apostólico, dispuestas a propagar por el mundo la semilla evangélica. Madre de Cristo y Madre nuestra, atiende nuestros ruegos, bendice y santifica a las que ya hicieron donación absoluta de nuestras vidas; haz que sean dignas de la misión sublime que el Señor les ha confiado. Danos, te pedimos, numerosas y santas religiosas, verdaderas continuadoras de la obra de tu Hijo en el mundo.
Corazón de Jesús: Tú que te ofreciste por amor al padre y a los hermanos, haz de nuestra vida una ofrenda de amor, santa y agradable a Tí Amén.
FLOR ESPIRITUAL PARA ESTE DÍA:


NOVENA A LA VIRGEN GUADALUPANA
Santa María de Guadalupe, escudo y patrona de nuestra libertad
Nota: Ponemos un cuadro donde iremos colocando cada día una pieza, hasta 9, o también se puede ir pintando. Se puede encender  un Cirio o poner una rosa cada día.
Introducción:
La intención de esta Novena cuyo título es Novena a la virgen guadalupana es celebrar a nuestra Madre, Santa María de Guadalupe, quien no sólo ha forjado nuestra patria desde 1531, sino que nos invita a continuar construyendo juntos la Civilización del Amor. Ella ha estado siempre cerca de nuestro pueblo en los momentos más importantes. Es Ella, nuestra Morenita, quien nos guía a su Hijo, Jesucristo, nuestro Señor. Ella es quien, en una perfecta inculturación del Evangelio, nos lleva a Jesús. No podemos encontrar otro modelo mejor para hacer la inculturación de la fe, como Ella no hizo en su aparición en el Tepeyac.
Comenzaremos el día 2 para terminar el mismo día 12, la gran fiesta. Y lo haremos así: en cada salón se pondrá un dibujo de la Virgen de Guadalupe y podemos ir señalando hasta nueve signos del cuadro. Podemos pintar o colocar por piezas. ¡Ahí la creatividad!
En cada uno de los días se enlazarán cuatro momentos; (se pueden abreviar y, por supuesto, ADAPTARLA A LA EDAD DE LOS ALUMNOS)
1.- MIRAMOS EL CUADRO…y vamos cada día colocando o pintando una parte del mismo.
2.- CONTAMOS LA HISTORIA: vamos relatando un poco cada día de los hechos maravillosos según cuenta el Nican Mopohua, documentos que narra este encuentro entre Dios y los hombres por medio de Santa María de Guadalupe.
3.- Un PALABRA de la Biblia dedicada a María
4.- Hacemos ORACIÓN por nuestro pueblo: México.
Los temas son los siguientes:
Primer día: día 2 de Diciembre: el NOMBRE
Segundo día: 3 de diciembre: EL ROSTRO, LA MISION
Tercer día: 4 de diciembre: EL SI. LA PARTE DE LA CINTA NEGRA
Cuarto día: 5 de diciembre: EL MILAGRO, se pone el MANTO
Quinto día: 8 de Diciembre: LA INMACULADA, se pone la LUNA NEGRA Y EL ÁGUILA
Sexto día: 9 de diciembre: LA SEÑAL.LOS OJOS
Séptimo día: 10 de diciembre: MÁS SEÑALES. LOS RAYOS DEL SOL
Octavo día: 11 de diciembre: COLOCAMOS LAS ESTRELLAS DEL MANTO (parte derecha para nosotros)
Noveno día: 12 de diciembre COLOCAMOS LAS ESTRELLAS DEL MANTO (parte izquierda para nosotros)
 
Esta Novena es una oportunidad para prepararnos desde lo más profundo de nuestro corazón para que lleguemos al conocimiento y al amor de nuestro Señor Jesucristo por medio de su Madre y Madre nuestra, Santa María de Guadalupe. Pensemos un poco en cómo ahondar en el conocimiento y amor a María para que no se quede en “vana credulidad ni en un estéril y pasajero movimiento del sentimiento, tan ajeno al estilo del Evangelio que exige obras perseverantes y activas” (Marialis cultus)
El amor de Dios nos toma como somos, con nuestra historia, nuestras cualidades y defectos, con nuestros sueños y nuestras aspiraciones, con nuestra risa y nuestro dolor, con nuestros tropiezos y pecados, con nuestra frustración y alegría, con nuestros sentimientos y nuestra razón, con nuestras relaciones y nuestros vacíos, con nuestro clamor y nuestros silencios, con nuestras luces y sombras.
Así nos entregamos a maría, Nuestra Madre de Guadalupe, para que Ella nos lleve a Dios Padre.
Primer DIA: El NOMBRE
  1. MIRANDO EL CUADRO:   COLOCAMOS EL NOMBRE
"Guadalupe" es la traducción del náhuatl al español de las palabras usadas por la Virgen durante su aparición a Juan Bernardino, el tío enfermo de Juan Diego. Se cree que nuestra Señora usó el término azteca (náhuatl) de coatlaxopuh, que se pronuncia “quatlasupe” y que suena muy parecido a la palabra en español Guadalupe (que los primeros españoles que llegaron aquí conocían porque allí hay un santuario de la Virgen de Guadalupe, sin ningún parecido por supuesto).  La palabra Guadalupe significa en el idioma indígena la que "aplasta la cabeza a la serpiente". Coa significa serpiente, tla el artículo la, mientras que xopeub significa aplastar. Así nuestra Señora se debió haber referido a Ella misma como “la que aplasta la serpiente”, que simboliza el mal.
Es justo el protoevangelio en Génesis 3:15. María, vencedora del maligno. La imagen es una pintura tal y como la detalla Apocalipsis 12:"apareció en el cielo una señal Grande, una mujer envuelta en el Sol, con la luna debajo de sus pies"
  1. LA HISTORIA:
Un hermoso sábado de diciembre Juan Diego caminaba cerca del cerro Tepeyac; amanecía, y el silencio le daba un aroma especial a tan bello paisaje. Suavemente, y como un canto de serenos pájaros comenzaron a oírse algunas voces. Aquel sonido lejano, iba y venía dejando un tanto confuso al pobre Juan Diego, miraba hacia abajo, hacia arriba, buscando quizás en el cielo al dueño de tan preciosa melodía.
De repente, se hizo un silencio y desde lo alto del cerrito decían: “¡Juanito, Juan Dieguito!”. Sin ningún temor comenzó a trepar para llegar a la cumbre y descubrir quién lo llamaba. Cuando por fin llegó, vio a una Señora de pie resplandeciente como el sol; su luz se reflejaba en todos lados, y hasta las espinas brillaban como oro.
Ella le dijo:
“Juanito, el más pequeño de mis hijos ¿sabes quién soy yo?”,
no -dijo Juanito- con los ojos atentos y esperando saber más de aquella Señora,
“Soy la Virgen María, Madre de Dios y deseo que aquí se construya un Templo, para dar todo mi amor y remediar las penas y dolores”,
¿y cómo podré yo construirte un templo, Señora y niña mía?, si apenas tengo lo necesario para mi pobre casa –contestó triste.
“Ve al palacio del Obispo de México y cuéntale mi deseo, dile que me has visto y oído”.
 
Reflexión:
Juanito, Juan Diegotzin” es lo primero que pronuncia Santa María de Guadalupe, el nombre cristiano del indígena, y lo pronuncia en diminutivo, expresión de ternura, de amor y de dignidad; de esta manera Santa María de Guadalupe ha pronunciado el nombre de bautizo del humilde laico y le confirma en su dignidad.
La luz de Dios, por medio de Santa María de Guadalupe, ilumina nuestro camino, poco a poco  el amor de Dios nos quema y nos invade purificándonos. Hoy recordamos nuestro bautismo con agua y Espíritu Santo. Un bautismo que nos hace verdaderos hijos de Dios.
Santa María de Guadalupe nos llama precisamente con el nombre que nos dieron en el Bautismo lleno de dignidad, ternura y amor; somos hijos de Dios, somos católicos, y tenemos una misión: el tener en nuestro ser a Dios para colaborar con Él y construir un mundo lleno de armonía y fraternidad, un mundo colmado de justicia y de paz. Hay que dejar todo odio y desesperación, quitarnos las cadenas de la esclavitud del pecado y unirnos más y más en la plenitud del amor libre de Dios.
 
PIENSA EL SIGNIFICADO DE TU NOMBRE Y POR QUÉ TE PUSIERON ASÍ.
  1. LA PALABRA:
“Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza (Apocalipsis 12, 1).
  1. ORACIÓN:
  • Madre Santísima tu que has sido escudo y baluarte de nuestra libertad, en este primer día de la Novena queremos también  suplicar tu amorosa protección y tu ayuda para todos aquellos hermanos que de alguna manera han sido privados de su libertad, concédeles fortaleza a ellos y a sus familias y convierte el corazón de sus captores en un corazón de misericordia.  Concede a nuestro país poder  vivir según la libertad de los Hijos de Dios.
O bien
  • Santa María de Guadalupe, que nos llamas por nuestro nombre que se nos dio en el bautismo, ayúdanos a tener un corazón humilde para abrir las puertas de nuestra existencia y dejar entrar en ella a quien nos da la vida y la verdadera libertad, desde nuestro bautismo, Amen.
 
Rezamos 3 Aves Marías…
 
Guía: Santa María de Guadalupe esperanza nuestra,
Todos: Salva nuestra patria, conserva nuestra fe católica y bendice nuestros hogares.
 
Canto
Desde el cielo una hermosa mañana...

Por el monte pasaba Juan Diego (2x)
Y acercóse luego (2x)
Y acercóse luego al oír cantar.
Y acercóse luego (2x)
Y acercóse luego al oír cantar.
 
 Desde el cielo una hermosa mañana...
 
Segundo día. LA MISION
 
  1. MIRANDO EL CUADRO: COLOCAMOS o PINTAMOS EL ROSTRO
La imagen de Nuestra Señora de Guadalupe es una maravillosa síntesis cultural, una obra maestra que presentó la nueva fe de manera tal que pudo ser entendida y aceptada inmediatamente por los indios mexicanos.
El rostro impreso en el ayate es el de una joven mestiza; una anticipación, pues en aquel momento todavía no habían mestizos de esa edad en México.
María asume así el dolor de miles de niños, los primeros de una nueva raza, rechazados entonces tanto por los indios como por los conquistadores.
Los misioneros tenían poco éxito a pesar de su intensa labor, en gran parte por el mal ejemplo de muchos que llamándose cristianos, abusaban de ellos. Pero la Virgen de Guadalupe se presenta como mujer nativa y les enseñó que el regalo de la fe es para todos sin distinción. La imagen es toda una catequesis. Resultado: En los 7 años después de las apariciones 8 millones de nativos se convirtieron a la fe católica. Esto representa un promedio de 3000 conversiones diarias.
 
  1. LA HISTORIA:
Juan Diego fue corriendo y llegó a la Ciudad ansioso por contarle al Obispo el gran suceso, quien al oír el relato, no creyó ni una sola palabra. Muy triste, Juan Diego volvió a la cumbre del cerro y parado frente a la Señora del Cielo dijo: Señora y niña mía, hice lo que me pediste y el Obispo no creyó mis palabras –y seguía diciendo mientras se entristecía aún más su rostro- quizás sería mejor que alguien más importante y respetado sea el que lleve tu mensaje para que le crean; yo soy solo un pobre hombrecillo.
Y Ella le respondió: “quiero que seas tú, vuelve mañana a ver al Obispo, y hazle saber nuevamente mi voluntad y recuérdale que yo en persona, la Siempre Virgen Santa María, Madre de Dios te envía”.
Luego Juan Diego regresó a su casa a descansar, pues había sido un día muy largo y agotador.
Al día siguiente Juan Diego se levantó muy temprano y se dirigió a ver al Obispo. Antes estuvo en la Misa y pacientemente esperó a que la gente se volviera hacia sus casas para poder hablar con él. Así fue que Juan Diego comenzó la conversación arrodillándose frente al Obispo -estaba triste y lloraba-, quería que de una vez por todas le creyera su mensaje y la voluntad de la Inmaculada Virgen de construirle un Templo en aquel cerro. Entonces el Obispo le respondió: Querido Juan Diego, de la única forma que creeré tu relato, es si me traes una señal. Algo que me demuestre que te envía la mismísima Señora del Cielo.
Si eso es lo que tú quieres, así será, iré y se lo pediré a ella misma. Juan Diego emprendió el camino de regreso, sin darse cuenta que algunos hombres lo perseguían, pero al llegar al puente cercano al cerro Tepeyac, lo perdieron de vista, de manera casi mágica Juan Diego desapareció, y los hombres desorientados volvieron para contarle al Obispo semejante misterio. Estaban tan enojados que juraron castigarlo con firmeza si volvía a aparecer con aquellos engaños.
Entre tanto, Juan Diego estaba en el cerro con la Santísima Virgen, le contaba lo que había ocurrido y el deseo del Obispo.
La Virgen le respondió: “vuelve mañana, y le llevarás al Obispo la señal que te ha pedido”, y mirándolo con ternura siguió diciendo: “Sé los esfuerzos que has hecho por mí, pero descuida, te compensaré por tu buena voluntad y empeño. Ahora ve, descansa, y nos veremos mañana”.

REFLEXIÓN:
Santa María de Guadalupe es el Sagrario Inmaculado conde se encuentra el verdadero Dios por quien se vive, Ella es el Arca Viviente de la Alianza, Ella nos trae a Jesucristo.
En el primer diálogo que Santa María de Guadalupe tiene con Juan Diego, laico indígena, Ella se presenta diciéndole: “Yo tengo el honor y la dicha de ser la Madre del “arraigadísimo Dios”, “del Dador de vida, por quien se vive”, “el Creador de las personas”, “el Dueño de la cercanía y de la inmediación”, “el Dueño del cielo y de la tierra”. Y este Dios es un Dios tan cercano que por ello viene a encontrarse con nosotros, por medio de su Madre.
Y es Ella quien nos pide se construya una “casita sagrada” en el llano del Tepeyac. Es como si Ella, nuestra Morenita, nos hablara directo al corazón con estas palabras: “mi Hijo Jesucristo quiere entregarse totalmente a cada uno de ustedes, simplemente porque los ama, porque sólo en Él encontrarán la auténtica libertad, por ello te pido construyas en tu corazón ese templo, esa iglesia, esa casita sagrada, pues quiere quedarse con ustedes todos los días hasta el fin del mundo.”
 
Todos tenemos una misión en este mundo: ¿has descubierto cual es la tuya?
  1. LA PALABRA:
 Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y entrando, le dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.» Ella se conturbó por estas palabras, y discurría qué significaría aquel saludo. El ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios;
vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús.
El será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin.»   (Lc 1, 26-38)
  1. ORACIÓN:
  • Santa María de Guadalupe que pides se construya una casita sagrada, un templo, lugar de encuentro y comunión con Dios y con el hermano, ayúdanos a iniciar su construcción desde nuestro corazón para que en él habite hoy y siempre Jesucristo nuestro Señor.
O bien:
  • María, Tú que eres nuestra mejor maestra, ayúdanos a limpiar nuestro corazón de todo odio y maldad, concediéndonos la gracia de aprender a amarnos y servirnos unos a otros como verdaderos hermanos. Que nuestro México llegue a ser ese hogar que todos anhelamos en donde reine el amor y la fraternidad.
 
3 Aves Marías…
Guía: Santa María de Guadalupe, esperanza nuestra…
Todos: Salva a nuestra patria, conserva nuestra fe católica y bendice nuestros hogares.
 
Canto
Juan Dieguito la Virgen la dijo (2x)
Este cerro elijo (2x)
Este cerro elijo para hacer mi altar.
Este cerro elijo (2x)
Este cerro elijo para hacer mi altar.

Desde el cielo una hermosa mañana...

TERCER DÍA. DÍA DEL SI
  1. MIRANDO EL CUADRO:
COLOCAMOS LA PARTE DE LA CINTA NEGRA
Esta joven doncella mexicana está embarazada de pocos meses, así lo indican el lazo negro que ajusta su cintura, el ligero abultamiento debajo de éste y la intensidad de los resplandores solares que aumenta a la altura del vientre.
La Virgen tiene una cinta en el vientre, está "encinta" o embarazada" para indicar que Dios quería que Jesús naciera en América, en el corazón de cada americano.  Uno de los médicos que analizó la tilma colocó su estetoscopio debajo de la cinta que María posee (señal de que está encinta) y escuchó latidos que rítmicamente se repiten a 115 pulsaciones por minuto, igual que un bebé en el vientre materno.
  1. LA HISTORIA:
Al día siguiente Juan Diego no pudo ir al cerro como había prometido, su tío Juan Bernardino estaba muy enfermo -y como buen sobrino- se ocupó de cuidarlo y llevarlo al médico, pero la salud de su tío no mejoraba, estaba cada vez peor, casi al borde de la muerte.
Al día siguiente Juan Diego salió muy temprano de su casa en busca de un Sacerdote que acompañara a su tío en las últimas horas. Emprendió el camino de siempre, evitando pasar cerca de donde se había encontrado con la Virgen, pues llevaba prisa y no quería detenerse. Sin embargo, con sorpresa la vio salir a su encuentro diciendo: “¿Cómo estás hijo mío, el más pequeño, a donde vas tan apurado?”
Inclinándose delante de ella le respondió: es que mi tío está muy enfermo y está por morir. Voy a buscar un Sacerdote que lo acompañe en sus últimas horas y pronto regresaré a llevar tu señal al Obispo. Ella respondió: “No te asustes hijo mío, el más pequeño; no tengas miedo, no te angusties”, y siguió diciendo con dulzura: “Yo estoy aquí para cuidarte y protegerte. Tu tío no morirá, ya sanó”.
REFLEXION:   Es el “sí” de Juan Diego. Juan Diego había buscado alguien que pudiera ayudar a su tío, alguien que pudiera darle la salud o mitigar su dolor. El sufrimiento del tío repercute en Juan Diego, quien de igual forma sufre, se siente impotente ante una adversidad que lo sobrepasa. Juan Diego fue a toda prisa por un sacerdote para que preparase a su tío a bien morir; y cuando llegó cerca del Tepeyac, se acordó que un día antes debió haber estado aquí para llevarle la señal prometida al obispo; pero ahora tenía prisa, así que torció el camino, no sigue derecho, sino que le da la vuelta al cerro para no encontrarse con María, la Niña del Cielo, no podía perder tiempo, necesitaba urgentemente un sacerdote.
Es en ese momento lleno de dolor, de desconcierto, de fatalismo es donde Santa María de Guadalupe le dice las palabras más hermosas y que ahora son dirigidas también a nuestro corazón: “No tengas miedo, ¿Acaso no estoy yo aquí que tengo el honor y la dicha de ser tu Madre? ¿No estás bajo mi sombra y resguardo? ¿No soy yo la fuente de tu alegría? ¿No estás en el hueco de mi manto, en el cruce de mis brazos? ¿Acaso tienes necesidad de alguna otra cosa?” (Nican Mopohua, v. 119)
Y le asegura que su tío ya está bien, ya sanó, y Juan Diego lo cree, Juan Diego tiene fe en las palabras que salen de la boca de María y lleno de esperanza le pide le conceda la gracia de enviarlo al obispo con la señal prometida, Juan Diego le confirma su fe. Este es el “sí” de Juan Diego, es la confirmación de poner toda su vida en las manos de Dios por medio de María.
  1. LA PALABRA:
María respondió al ángel: « ¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?»
El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios.
Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y este es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril,- porque ninguna cosa es imposible para Dios.»
-Dijo María: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.»  Y el ángel dejándola se fue. (Lc 1, 26-38)
Piensa en el “Sí” que Dios te está pidiendo hoy     
  1. Oración: 
  • Santa María de Guadalupe que nos conduces a Aquel que es nuestra salud y nuestra salvación, ayúdanos a dar verdadero testimonio de que Él es el Mesías esperado por quien los ciegos ven, los sordos oyen, los mudos proclaman que nuestro Salvador está en medio de nosotros, el vencedor de la muerte. María enséñanos a ver, a escuchar, a proclamar y a seguir a tu Hijo, Jesucristo, nuestro Señor.
O bien:
  • Madre Santísima, como hiciste aquel día en Caná de Galilea, dile a tu hijo Jesús cuánta falta nos hace el vino de la verdadera alegría; porque nos hemos alejado de Él, que es la fuente de la alegría y de la paz.  Perdona Madre nuestra ingratitud. Ayúdanos a confiar en Él como tú confías y a amarlo como tú le amas; que sepamos descubrir su presencia en cada acontecimiento de nuestra vida.
  • Hoy queremos rogarte también por todos nuestros hermanos enfermos. Y por tu misericordia, concédenos a todos, la salud física, mental y espiritual.
3 Aves Marías…
 
Guía: Santa María de Guadalupe, esperanza nuestra,
Todos: Salva a nuestra patria, conserva nuestra fe católica y bendice nuestros hogares
Canto
Suplicante juntaba las manos (2x)
Era mexicana (2x)
Era mexicana su porte y su faz.
Era mexicana (2x)
Era mexicana su porte y su faz.

Desde el cielo una hermosa mañana...

CUARTO DÍA. EL MILAGRO
  1. MIRANDO EL CUADRO:
COLOCAMOS o PINTAMOS EL MANTO
 
El manto azul salpicado de estrellas es la "Tilma de Turquesa “con que se revestían los grandes señores, e indica la nobleza y la importancia del portador. A la Virgen de Guadalupe se la llama emperatriz de América.
La temperatura de la fibra de maguey con que está construida la tilma mantiene una temperatura constante de 36.6 grados, la misma que el cuerpo de una persona viva. No se ha descubierto ningún rastro de pintura en la tela. De hecho, a una distancia de 10 centímetros de la imagen, sólo se ve la tela de maguey en crudo: los colores desaparecen. Estudios científicos no logran descubrir el origen de la coloración que forma la imagen, ni la forma en que la misma fue pintada. No se detectan rastros de pinceladas ni de otra técnica de pintura conocida. Los científicos de la NASA afirmaron que el material que origina los colores no es ninguno de los elementos conocidos en la tierra.
La fibra de maguey que constituye la tela de la imagen, no puede perdurar más que 20 o 30 años. Hace varios siglos se pintó una réplica de la imagen en una tela de fibra de maguey similar, y la misma se desintegró después de varias décadas. Mientras tanto, a casi 500 años del milagro, la imagen de María sigue tan firme como el primer día. La ciencia no se explica el origen de la incorruptibilidad de la tela.
Se ha hecho pasar un rayo láser en forma lateral sobre la tela, detectándose que la coloración de la misma no está ni en el anverso ni en el reverso, sino que los colores flotan a una distancia de tres décimas de milímetro sobre el tejido, sin tocarlo. Los colores flotan en el aire, sobre la superficie de la tilma. ¿Te parece sorprendente?
  1. LA HISTORIA:
Fue ahí que Juan Diego comprendió lo que había hecho la Virgen del Cielo ¡había curado a su tío!, ya más aliviado suspiró profundo y le dijo: entonces estoy listo para llevar tu señal al Obispo. Así fue que la Virgen le pidió que trepara hacia l